sábado, 28 de marzo de 2009

Sam Cooke, Mr. Soul Man



Hace un par de años le dedique la sección "Caja de Pandora" de la revista La Mano a un grande del soul, un músico pionero llamado Sam Cooke, que tuvo una enorme influencia sobre artistas de varios géneros musicales en las siguientes décadas. Esta es la nota.


Sam Cooke, Mr. Soul Man

Sam Cooke tuvo una influencia muy fuerte sobre soul de los ’60, como que inspiró a personajes claves como Otis Redding, Wilson Pickett, Aretha Franklin y muchos más. También fue ídolo de toda la generación de rhythm and blues inglesa, desde Eric Burdon a Stevie Winwood, pasando por Rod Stewart y los propios Rolling Stones.

Nacido en Clarksdale, Mississippi, el 2 de enero de 1931, Cooke ingresó en 1950 a The Soul Stirrers, el grupo de gospel más importante de la posguerra, que por entonces grababa para Specialty, sello que luego apoyaría el nacimiento del rock and roll contratando a Lloyd Price, Little Richard y Larry Williams.

Sus grabaciones con los Soul Stirrers transformaron completamente al mundo del gospel de principios de los ’50. Era lógico: dueño de una pinta privilegiada y de un estilo vocal muy cálido y natural, Cooke no tardó en transformar a las reuniones de iglesia en auténticos conciertos masivos.

En 1956 Cooke debutó en el campo del pop con “Lovable”, que vendió alrededor de 25.000 copias. Pronto grababa estándares como “Summertime” y se mudaba al sello Keen, donde debutó con “You send me” en 1957. Fue un éxito instantáneo y el principio de una serie de grandes canciones que –aunque corrieron suerte diversa en términos de ventas- se han vuelto clásicos indiscutibles de su discografía, como “Only sixteen” y “Wonderful world”.

A pesar del éxito, Cooke no las tenía todas consigo. Hubo una etapa de litigios por regalías y de entuertos managerísticos que terminó con un nuevo cambio de sello, estaba vez hacia RCA Victor. Allí le asignaron dos productores italianos llamados Hugo y Luigi, y aunque sus primeros registros fueron una mezcla de estándares y canciones algo insípidas, Cooke logró un nuevo hit en 1960 con “Chain gang” y comenzó a matizar su rol de intérprete con el de productor artístico. Con el tiempo, su material comenzó a definir un estilo propio y los arreglos de sus discos a desplegar una producción más “carnosa”. Nuevos hits fueron “(Ain’t that) Good news”, “Twistin’ the night away” y hasta una versión de “The little red rooster”, de Willie Dixon.

En julio de 1964 Cooke fue grabado en vivo en el Copacabana, en aquel entonces el club más caliente de Nueva York. El álbum subsiguiente fue un gran suceso y tuvo tanta importancia para el desarrollo del soul como el “Live at the Apollo” de James Brown. Para algunos, no obstante, la actuación consagratoria definitiva de Sam Cooke fue la que realizó en 1963 en el Harlem Square Club, de Miami, un show febril y excitante que –insólitamente- permaneció inédito hasta 1985.

Los años ’60 había traído vientos de cambio. La sociedad negra estadounidense estaba en pie, clamando por sus reivindicaciones. Los coletazos de esta lucha se filtraron al mundo del espectáculo y Cooke comenzó a condimentar su repertorio con material más intenso. El álbum “Ain’t That Good News”, editado a principios de 1964, traía el clásico “A change is gonna come”, un estándar que siempre habrá de evocar los días de las luchas por los derechos civiles de los afroamericanos.

Cuando parecía que Cooke pegaría el salto hacia el mega estrellato, el mundo se enteró, azorado, de su muerte a balazos en un confuso altercado ocurrido en un motel de Los Angeles, el 11 de diciembre de 1964. Morir en la cumbre de la popularidad es una forma segura de asegurarte el status de leyenda y en el caso de Sam Cooke su indeclinable influencia sobre cantantes de varias generaciones y la perenne popularidad de sus canciones parecen confirmar su reputación como el primer gran soul man de la historia.

Alfredo Rosso

7 comentarios:

Eddie dijo...

Alfredo.... BRILLANTE ARTICULO DE SAMMY COOK.

Queria invitarte a que visites mi sitio en construccion de rock, Santuariock, ubicado provisoriamente en www.geocities.com/edufitte79.
Me encantaría tener alguna nota tuya al respecto, o que escribieras algunas lineas de manera mensual. Para mi, sería importantisimo. Sergio Marchi y Federico Weimeyer ya estan dandome una mano. Espero con vos para poder armar un sitio y reavivar un sentimiento perdio.
Un abrazo hno Rosso!
Espero su contacto.
eddiefitte@fibertel.com.ar

La perla irregular dijo...

Aguante Sam Cooke! que pedazo de voz! al que no se le pone la piel de gallina con "A change is gonna come" en algo está fallando jeje. Que gran soul el de los cincuenta y sesenta de la mano de Motown, Atlantic, Stax y esos grandes sellos! abrazo alfredo!

Anónimo dijo...

Bienvenido todo artículo sobre Sam, mucho más uno excelente como el tuyo. Solamente quisiera compartir un datito más; Prince es un GRAN fana de Sam y en su película "Under the Cherry Moon" lo menciona varias veces. Saludos.Sergio

Los Peores Discos dijo...

“Twistin’ the night away” solía ser un gran clásico hasta que lo agarró el viceintendente de Adrogué... Rod Stewart.
(Ah, el intendente es Phil Collins, naturalmente)

Pase, maestro, pase que la mesa está servida.

VILLANO INVITADO: Chris Cornell.




Gran abrazo y... hasta el martes.

Guadaesunserextraño dijo...

hOLA ALFREDO!!
Soy Guadalupe Luna desde San Carlos de Bariloche (no se si te acordás de mi, tenía un programa en la tribu y mi hermano es Tomás de Ultra Pop).
Quería felicitarte por tu excelentísimo trabajo en tus dos blogs! no dejo de deleitarme con tus informes, notas y columnas por donde quiera que estés!
Te mando un abrazo y estoy a la espera del regreso de "LA CASA DEL ROCK NACIENTE".

Guadalupe

Danilo Gatti dijo...

Lo conocia de nombre, pero la ultima Rolling Stone con los 100 mejores cantantes de la historia me decidio a investigar mas sobre el y su musica. Mas que nada los tremendos cantantes que lo eligieron como influencia.
Y he aqui tu articulo en buena hora y timing!
Gracias!

Juan's Rockin' Records dijo...

http://juansrockinrecords.blogspot.com