jueves, 25 de diciembre de 2008

LITTLE FEAT : PATITAS PA' QUE TE QUIERO

A mediados de los '70, siendo muy joven, entré a trabajar al sello Music Hall, en el Depto. Internacional, y tenía la grata tarea de seleccionar álbumes de sellos extranjeros cuya licencia poseía MH, para que fuesen publicados en la Argentina. Entre otras compañías, teníamos las licencias de Warner Bros., Atlantic, Elektra y Pye Records y pude darme muchos lujos, como los de editar en nuestro país a artistas tan diversos como Incredible String Band, Graham Bond, Miroslav Vitous, King Crimson, Yes, Emerson Lake & Palmer y Jean-Luc Ponty, por nombrar sólo algunos. En otros casos hubo bandas que no llegué a editar localmente pero que me fascinaron, como Little Feat, cuya discografía fue todo un descubrimiento para mí. Esa mezcla de energía, elegancia y exquisito eclecticismo que tenía Little Feat me siguen cautivando hasta hoy. Aunque Little Feat perdió a su alma mater Lowell George hace ya muchos años, la banda se rearmó hace algunos años con muchos de sus músicos de la era clásica, como Paul Barrère, Bill Payne y Sam Clayton, y siguen haciendo muy buena música, como prueba su reciente álbum "Join The Band", donde participan grandes invitados como Dave Matthews y Emmylou Harris. La nota que sigue fue publicada hace algunos años en Rolling Stone y creo que sigue vigente, por eso me animé a reproducirla en este espacio. Ojalá les despierte curiosidad y los lleve a escuchar a esta excelente banda. Alfredo, Dic. 2008.

......................................................................................................................................................................


Fue un grupo de grupos. De esos que los colegas se quedan escuchando desde el backstage, con gestos arrobados. Sus álbumes siguen apareciendo en las listas de favoritos de críticos y músicos, aunque nunca hayan conseguido un lugar destacado en los rankings.


La historia de Little Feat (un juego de palabras que intenta decir “piecitos” pero que, literalmente, signfica “pequeñas hazañas”) comienza allá por 1970 cuando se juntaron, en Los Angeles, dos exMothers of Invention, Lowell George –cantante, compositor y virtuoso de la guitarra slide- y el bajista Roy Estrada, con el tecladista Bill Payne y el batero Richard Hayward.


El disco debut, Little Feat (1971), mostraba un cuarteto ajustado, con dos compositores –Payne y George- afirmados en la tradición del boogie, el blues y el folk del sur de los Estados Unidos. Los retratos del camino están a la orden del día en temas como “Strawberry Flats” (“No he dormido en una semana / y mis zapatos se sienten ya parte de mis pies”) y en el temprano himno de George, “Willin’”, donde un camionero drogón contrabandea “gente y humos” a través de la frontera con Mexico y elige los caminos secundarios para eludir a la Ley (“/ manejé todas las marcas de camiones que se hayan fabricado...y si me das hierba, polvos blancos y vino / y me hacés una seña / yo estaré dispuesto / a seguir viaje...”)

Sailin’ Shoes salió en 1972 y encontró a un Little Feat más rockero, con mayor acento en las guitarras. Las postales del camino fueron reemplazadas en buena medida por sardónicas visiones de George sobre la vida en Los Angeles, en temas como “Cold, Cold, Cold”, “Tripe Face Boogie”, el propio “Sailin’ Shoes” y “A Apolitical Blues”.


Para Dixie Chicken (1973) Roy Estrada había partido para unirse a la Magic Band de Captain Beefheart. Con su éxodo se produjo un replanteo en el concepto de sonido. Little Feat se transformó en sexteto, con la llegada del bajista Kenny Gradney, el percusionista Sam Clayton y el guitarrista Paul Barrère, quien además aportó un nuevo punto de vista como compositor. La banda de Dixie Chicken suena más funky y más ambiciosa en su paleta musical, como prueban la palpitante canción que le da nombre al álbum, el picante soul y R&B de “Two Trains” y el híbrido “Fat Man In The Bathtub”, que junta el sonido entrecortado característico de Bo Diddley con las resonancias mexicanas que de tanto en tanto harían su aparición en las composiciones de Lowell George.


La imposibilidad de Little Feat de transformar en éxito comercial la alta estima que le prodigaban prensa y colegas significó una fuerte presión sobre las espaldas del grupo y de Lowell George en particular. A fines de 1973 la banda –que nunca mantuvo la más estable de las alianzas- estuvo a punto de disgregarse, pero en lugar de ello se reunieron en Maryland para grabar un cuarto álbum cuyo título era casi un manifiesto: Feats Don’t Fail Me Now. (Pies/hazañas, no me fallen ahora). Feats intentó capturar en el estudio el poder que el grupo desplegaba sobre el escenario y se convirtió en el álbum más consistente y poderoso de Little Feat hasta ese momento. La guitarra slide de George estaba en su momento más expresivo; por su parte, Payne apeló a la sutileza de su piano para acercar la veta funky y el boogie-woogie de New Orleans a clásicos como “Rock and Roll Doctor” y “Oh Atlanta”. Paul Barrère comienza a hacer sentir su aporte, no sólo engordando el sonido de las guitarras sino también con un tema propio, “Skin It Back.” Uno de los grandes atributos de Little Feat eran los climas que lograban en vivo con sus zapadas, delicadas excursiones instrumentales que le daban a los miembros de la banda la chance de expresarse con buen gusto. Gracias a estas jams los temas conocidos incorporaban nuevos detalles y comentarios y el repertorio se revitalizaba. Little Feat llevó este “rework” de su material también a los discos. Es así que en “Feats” encontramos un medley con dos viejos favoritos, “Cold Cold Cold” y “Tripe Face Boogie”, transformados en una sesión funky de diez minutos. Por su parte Lowell George traza en “Spanish Moon” (a la manera de “House of the Rising Sun”), la historia de una de casas de mala reputación, un lugar que lleva al protagonista a crueles sacrificios personales: “Empeñé mi reloj y vendí mi anillo/ sólo para escuchar cantar a esa chica/ no lleva mucho tiempo/ el despertarte un día, arruinado/ podés perderlo todo, allí en Spanish Moon.” Apuntalado por los bronces de Tower of Power y el misterioso órgano de Payne, Spanish Moon se convirtió en otro clásico de Little Feat.


Aunque George continuaría siendo el símbolo principal de Little Feat hasta su muerte de un ataque cardíaco (acontecida en 1979, durante la gira de presentación de su único álbum solista Thanks, I’ll Eat It Here), la combinación entre las distracciones del estilo de vida del rock n’ roll, vivido con el abandono típico de los hedonistas años setenta, y de proyectos paralelos como sesionista y productor, hicieron que las riendas de Little Feat recayesen más y más en Payne y Barrère en los tres álbumes postreros de esta primera etapa en la carrera del grupo. The Last Record Album (1975) trae un buen número de relatos sobre romances frustrados o frustrantes (“Long Distance Love”, “Romance Dance”, “All That You Dream”) y perdedores tratando de encontrar el hilo de sus vidas. Todo en un marco de buenas armonías vocales y ritmos reposados. Este golpe de timón hacia un estilo a la vez más elegante y algo menos filoso alcanza su mejor momento en Time Loves a Hero (1977). Sofisticado e imaginativo, el álbum es un buen resúmen de los géneros que abrazó Little Feat, del rock y el blues al funk y al soul de Memphis. La ejecución es impecable y la producción de Ted Templeman no deja que se escape detalle de la rica oferta musical, en la que se destaca el tema/título y el “Red Streamliner” de Payne, un número que no desentonaría en un álbum de compañeros de ruta como los Doobie Brothers.

La historia del Little Feat clásico se cierra con un álbum en vivo llamado Waiting for Columbus (1978, recomendable, a pesar de los “retoques” que uno le sospecha al escucharlo), un disco de rarezas y outtakes Hoy-Hoy (1982), y el verdadero disco final de esa era, Down On The Farm (1979), que estaba a medio hacer cuando falleció George y que fue completado por el resto de la banda. A pesar de su factura accidentada, Farm ha resistido bien el paso del tiempo y es un digno broche para una de las bandas más personales y virtuosas que dio la escena estadounidense de los setenta.


Como posdata, cabe decir que después de trabajar en diversos proyectos individuales, los miembros de Little Feat se reunieron a mediados de los 80. Llevan grabados varios álbumes más hasta hoy y el CD doble en vivo Live From Neon Park (1996) integra con gracia los repertorios de ambas eras. Y para quienes deseen una visión exhaustiva y coherente de Little Feat, vale la pena invertir en la caja de 4 CDs Hotcakes & Outcakes (2000), en la que 2 CDs cubren la era Lowell George, otro se hace cargo del material que va de los 80 al presente, mientras que el cuarto está dedicado a curiosidades, tomas alternativas y demás yerbas. Alfredo Rosso

Prontuario

Ciudad de Orígen Los Angeles, CA, Estados Unidos

Año de Formación: 1970

Lowell George (Guitarra Slide, Voz)

Nació en 1945 en Hollywood, CA,, Estados Unidos

Paul Barrère (Guitarras, Voz)

Nació en 1948 en Burbank, CA, Estados Unidos

Bill Payne (Teclados, Voz)

Nació en 1949 en Waco, TX, Estados Unidos

Kenny Gradney (Bajo)

Nació en New Orleans, LA, Estados Unidos

Sam Clayton (Percusión, Voz)

Nació en New Orleans, LA, Estados Unidos

Ritchie Hayward (Batería, Voz)

Nació en Ames, IA, Estados Unidos

Albumes Esenciales

>> Sailin’ Shoes (1972)

>> Dixie Chicken (1973)

>> Feats Don’t Fail Me Now (1974)

>> Time Loves a Hero (1977)

>> Hotcakes & Outtakes (2000) (Caja de 4 CDs)

7 Clásicos Little Feat

>> “Willin’”

>> “A Apolitical Blues”

>> “Dixie Chicken”

>> “Two Trains”

>> “Rock And Roll Doctor”

>> “Spanish Moon”

>> “Time Loves A Hero”

Neon Park

De la misma manera que Roger Dean fue responsable de las tapas clásicas de Yes, el ilustrador Neon Park creó una gráfica personal y distintiva para las portadas de buena parte de los álbumes de Little Feat. Se destaca especialmente la torta que se hamaca en Sailin’ Shoes, el paisaje montañoso de Feats Don’t Fail Me Now (que incluye un auto donde viajan juntos George Washington y Marilyn Monroe) y el pueblo fantasma de The Last Record Album, con un fondo donde la famosa montaña de Hollywood es un postre de gelatina.

Situación de Lugar

Otras bandas y solistas en actividad durante el apogeo de Little Feat: Steely Dan, The Doobie Brothers, Eagles, Poco, Jackson Browne, Ry Cooder, Van Dyke Parks, Captain Beefheart & The Magic Band, Crosby Stills & Nash, Linda Ronstadt, Randy Newman, James Taylor, Bonnie Raitt.

8 comentarios:

miriam dijo...

Ah, eras vos que editabas esas cosas...yo compré La lógica del bizcocho de Steely Dan, el de Incredible y creo que de la misma colección uno de Poco que traía "Rose of cimarron".
Mirá lo que una se entera 25 años después...
Buen año!
Miriam

alfredorosso dijo...

Miriam: ¡qué buen gusto el tuyo! En efecto, ISB y Poco los edité yo. "La lógica del bizcocho" no fui yo, pero de Steely Dan edité "The Royal Scam" y "Aja". Ah! qué recuerdos! A.

Danilo Gatti dijo...

Alfredo, hace mucho que quiero esuchar algo de Jazz y no se por donde empezar.
No quiero esuchar algo muy complejo que me aleje del genero ni algo muy "berreta"(?¿), si es que existe algo asi.
¿Que me recomendas?

Marcelo Castello dijo...

Hola queridísimo Alfredo:
Una mañana mientras te escuchaba recordé esos viejos discos importados de Little Feat que aún tengo en casa de Buenos Aires y empecé a buscar sus equivalentes en "compresión" y los encontré. Ahora forman parte de mi biblioteca del iTunes. ¡Qué belleza de discos!
En una entrada de mi blog hago mención a una charla que tuvimos en aquella redacción de la calle Lavalle sobre tus tempos en Music Hall. Esta es:
http://markcastleworks.blogspot.com/2008/09/los-ttulos-traducidos.html

Un gran abrazo y feliz año para vos, la Noemí y familia.

Gonzalo dijo...

Maestro Rosso, un gusto leerlo. Este mensaje es para hacerle una aclaración: en la nota de psicodelia anteriormente publicada, no hizo mención a una gran banda psicodelica americana: Vanilla Fudge.
En mi blog (en caso de que quiera revisar) hize una reseña. Espero que la vea ya que sería un inmenso honor. Saludos

Santiago dijo...

Estimado Alfredo: muy bueno tu blog. Queria comentarte, a raiz de la nota que posteas sobre Seru, que tuve el dudoso honor (dudoso por lo que paso, no por el querible personaje) de hacerle el ultimo reportaje a Moro. Esta colgado en mi blog y lo podes leer si queres en http://coaguloprosaico.blogspot.com. Por supuesto, pocos lo han leido por ser un blog poco conocido y a veces me gustaria que lo vieran mas personas. En su momento, pude venderlo a Clarin, pero por pedido de los famialiares, no lo hice. Desde ya, si queres reproducirlo en tu blog, citando la fuente, seria genial. Mi mail personal es sjvil22@yahoo.com.ar. Un abrazo y saludos
Santiago

Pau dijo...

Disculpame que esta observación llegue bastante tiempo después pero... se dificulta bastante leer sobre el fondo rojo tan fuerte. Es una estupidez lo que digo pero con otro color sería más sencillo sin forzar tanto la vista.
Mirá como me gusta leerte que lo único que tengo para "criticarte" sea el fondo del texto.

alfredorosso dijo...

Pau, lo que decís del fondo rojo es absolutamente cierto. Ese fondo se puso solo, por un problema de diseño que no alcanzo a resolver y que quiero hablar muy seriamente con mi blog-master. Como verás, no soy muy entendido en estas lides, pero espero solucionar el problema pronto. Con mi viejo monitor, por ejemplo, las letras sobre el rojo eran absolutamente ilegibles, mirá cuánta razón tenés...!